¿Por qué?

por Sozan

"No hay viento favorable para el que no sabe dónde va​​."

Séneca (4 aC-65 dC) filósofo, político, orador y escritor romano.

Siempre ocurre algo en nuestras vidas. En ocasiones es un acontecimiento pequeño, casi cotidiano, y en otras puede ser más relevante y de mayor impacto. Cosas que nos gustan más, cosas que no nos importan demasiado, y cosas que no nos gustan. Sea lo que fuere, el sólo hecho de estar vivos significa que las cosas seguirán ocurriendo, nos guste o no, estemos preparados para ellas o no.

Las razones por las cuales las cosas se manifiestan tienen múltiples orígenes. Todo en la vida está profundamente relacionado con todo, y las causas por las que algo ocurre suelen estar compuestas de capas y capas de mayor o menor complejidad. El hecho es que, sin lugar a duda, no suele existir una sóla razón independiente y aislada por lo que algo acontece. Es cierto que hay razones más preponderantes que otras, pero la realidad es que también existe un gran entretejido de causas y consecuencias que dan vida a todo lo que se hace presente en nuestra existencia.

Muchas veces nos hacemos la pregunta ¿Por qué?. ¿Por qué pasa esto ahora? ¿Por qué me pasa a mí?… Y muchas otras variantes de la misma pregunta. Nos hacemos la pregunta porque intentar comprender el origen de lo que nos ocurre, especialmente cuando lo que acontece es difícil o nos genera sufrimiento, se transforma en una posibilidad de sentirnos mejor o más seguros. Quizá, al comprender su origen, algo en sí mismo de esa dificultad se ve (o se siente) resuelto.

¿Por qué?
Responder esto es importante, y sin embargo lo es tanto -o más- comprender no sólo la razón sino también su destino. Pasar del ¿Por qué? a preguntarse ¿Para qué? ¿Para qué ocurre esto ahora? ¿Para qué me ocurre a mí?. Entregarse a la posibilidad de investigar las situaciones desde este punto de vista abre una nueva dimensión de conexión con todo lo que nos acontece. Pasamos de esta manera de una visión de “pasado” a una visión de “futuro”, de comprender el potencial transformador de cada situación.

El “para qué” nos compromete, más allá del origen, con tomar responsabilidad por nuestra vida y su potencial contenido. El “para qué” es una invitación a intentar comprender qué es lo que nos viene a enseñar cada situación, y a ser creativos en cada respuesta. Cuando algo ocurre, cuando se hace presente y se manifiesta, poco podemos hacer en relación a sus múltiples causas. Preguntarnos ¿Para qué? en lugar de ¿Por qué? requiere cierta dosis de coraje, pero también nos abre una ventana hacia la posibilidad no sólo de comprender cómo llegamos a este punto, sino de determinar cuál es su potencial de cambio y transformación en nuestra vida.

Ir de un pasado que no podemos cambiar… a un futuro lleno de posibilidades.

Sozan

  Comparte este texto por WhatsApp  

SUSCRIBETE A CAMINOS DE TRANSFORMACION

Tus datos están seguros. No serán compartidos con nadie fuera de nuestra organización.

Newsletter Form (#1)