Ep. 61 – RESPETO

por Sozan
PALABRAS EN EL CAMINO

KEI: RESPETO

(Episodio 61)

Wa, Kei, Sei y Jaku: Armonía, respeto, pureza y tranquilidad.

En el episodio anterior hablé de Wa, de armonía, y el significado profundo que tiene este concepto en una práctica, en un camino de desarrollo personal. Y en este episodio voy a hablar de este segundo concepto, de Kei, respeto.

spotify

Y lo que ocurre con estos conceptos es que suelen ser parte de nuestro léxico común. Cuando hablamos de armonía, cuando hablamos de respeto. Estas son palabras que solemos entender desde nuestra propia interpretación de lo que significan para nosotros en este momento. Pero cuando hablamos de armonía, muchas veces confundimos esto con paz y tranquilidad, y como vimos anteriormente, armonía es mucho más que eso. Tiene que ver con la capacidad de ver lo diferente en lo igual y de igual en lo diferente.

Y cuando hablamos de respeto pasa algo similar. Conocemos el concepto, en líneas generales sabemos lo que significa o creemos que sabemos lo que significa, o le damos el significado según nuestra experiencia de vida con respecto al respeto, pero como con armonía podemos definitivamente profundizar más en el significado de este concepto de Kei de respeto y la palabra respeto.

El concepto de respeto proviene del latín “respectus”, que se traduce como “atención” o “consideración”. Pero esto es más interesante: Originalmente significaba “mirar de nuevo”, mirar de nuevo prestando atención, como que cuando respetamos algo, lo observamos una y otra vez prestándole atención. Y este “prestar atención” es un pilar básico en cualquier proceso de transformación. Entonces miramos y miramos de nuevo. Y cuando miramos de nuevo, miramos con más consideración, con más profundidad. Respetamos lo que miramos.

Y es interesante porque a veces pensamos o vemos el respeto como quizá una cuestión jerárquica o una cuestión incluso de temor. Pero aquí estamos viendo que proviene de “consideración”, que proviene de “mirar de nuevo”, de “atención”. Entonces, el respeto no significa estar de acuerdo con lo que está ocurriendo necesariamente o con la otra persona, sino se trata de no discriminar, se trata de no ofender. El respeto trata de prestar atención, de considerar, de mirar de nuevo sin discriminar ni ofender. Respeto es entonces mirar de nuevo, apreciar, observar sin discriminar ni ofender, lo que significa que van más allá de nuestra opinión y preferencias.

Y esto es Kei. Porque el respeto es una actitud de verdadera humildad, de verdadera humildad hacia uno, hacia los elementos y hacia los demás. Es humildad que deviene del respeto. Es un tipo de humildad que nos hace grandes, no pequeños. A veces pensamos que el respeto nos hace pequeños… no, nos hace grandes. Es la profunda humildad que nace de sabernos diferentes y a la vez iguales, y por eso se relaciona con Wa, con armonía. Cuando no existe armonía, el respeto no se hace presente.

Y entonces, visto desde este punto de vista, el respeto podría verse como un resultado natural de un sentimiento de gratitud. Este es un respeto que se extiende no sólo a las demás personas con la que interactuamos, sino a todo en la propia vida cotidiana, incluso los objetos inanimados. Todo es merecedor de nuestro respeto, todo es merecedor de ser visto nuevamente, de ser atendido.

Y existe también en Japón un concepto muy profundo, muy interesante, que es el Menmitsu No Kafu, que básicamente significa atención exquisita, respeto profundo por todo y cada cosa que tenemos frente a nosotros. Atención exquisita. Y este Menmitsu No Kafu nos invita al respeto profundo, nos invita a la atención, a mirar de nuevo en cada ámbito de nuestra vida.

Y el tema del respeto es importantísimo por muchas razones, pero una de las razones principales es porque el respeto es un requisito previo para el aprendizaje. Es más fácil aprender de alguien a quien se respeta, de alguien que no se respeta. Entonces el respeto abre la mente, abre el corazón y de alguna manera afloja las opiniones preconcebidas. Nos ingresa ese espacio de “mente de principiante”, y de ese lugar nos da cabida a nuevos conocimientos y habilidades. Y no solamente eso. Cuando alguien se siente respetado, también posiblemente se siente más inclinado a enseñarnos algo, a darnos con mayor profundidad, a conectar con más interés.

Y cuando hablamos del respeto, podemos hablar de respeto. visto desde tres puntos de vista o desde tres aspectos, que es el respeto por uno mismo, el respeto por las cosas y el respeto por los demás. Y es clave poder equilibrar esto para desarrollar cualquier habilidad. Digamos, por ejemplo que quieres convertirte en alfarero. Entonces no solamente tienes que aprender de tu maestro, sino que tienes que comenzar por el respeto a ti mismo en tu habilidad de moldear la arcilla. Pero también tienes que respetar el elemento. Tiene que respetar la arcilla que vas a moldear. Y esto, por supuesto, se conecta profundamente con el respeto a quien nos enseña. Si no podemos encontrar la capacidad de tener respeto, de observar con profundidad a uno mismo, a las cosas, a los demás, en este caso por ejemplo sería muy difícil desarrollar la alfarería. Con que sólo falte el respeto por uno de estos tres aspectos: el respeto propio, el respeto al elemento, el respeto a los demás, algo en esa ecuación se rompe. Y por eso esto es tan importante, porque yo, tu, todo merece ser respetado, debe ser respetado, debe ser observado con atención. Un respeto que nace de una profunda interacción, de dar y de recibir, de una maravillosa posibilidad de conectar con la abundancia. Un respeto que nos permite abrir los ojos y el corazón con sinceridad, con respeto, con capacidad de observar, con mente de principiante.

Y de esta manera lo conectamos con Wa, con la armonía. Con ese respeto que tenemos también por lo que es igual en lo diferente y lo que es diferente en lo que es igual.

Y de ese lugar de “mirar de nuevo”, vivimos la vida. Observamos y miramos de nuevo, respetamos lo que tenemos enfrente nuestro. Y allí donde podemos conectar con la capacidad de aprender, de vernos transformados. Vernos transformados por todo aquello que respetamos, por ese respeto hacia uno, por ese respeto hacia las cosas, por ese respeto hacia los demás. Un respeto que se expande desde lo más profundo de nuestro corazón hacia todo el universo.

Gracias por estar aquí y por ser parte de este camino hasta el próximo paso.

SUSCRIBETE A CAMINOS DE TRANSFORMACION

Tus datos están seguros. No serán compartidos con nadie fuera de nuestra organización.

Newsletter Form (#1)