Ep. 60 – ARMONIA

por Sozan
PALABRAS EN EL CAMINO

WA: ARMONIA

(Episodio 60)

En Japón existen cuatro conceptos que juntos se transforman en un cuerpo de profunda transformación del ser. Estos conceptos son Wa, Kei, Sei y Jaku. Que se pueden traducir al español como armonía, Wa, respeto, Kei, pureza, Sei y Jaku, tranquilidad. Como armonía, respeto, pureza y tranquilidad.

spotify

Y estos principios tienen sus raíces en el Zen. Se atribuyen a un monje de nombre Zen No Rikyu, que se considera quizá la figura histórica con mayor influencia en el Chanoyu o la vía del té o la ceremonia del té japonesa. Sen No Rikyu era un escritor y poeta y una vez se refirió a su vajilla, mirándola, observándola y dijo “Aunque te limpie las manos y aunque cepillas el polvo y la suciedad de todos estos recipientes, de qué sirve todo este trabajo si tu corazón sigue impuro?”

Y hoy voy a hablar de Wa. Voy a hablar de armonía. Una armonía que no sólo tiene que ver con las personas, sino también con las personas y su relación con la naturaleza. Una armonía que es un modo de vida libre del deseo de impresionar. Libre del deseo de competir, de dominar y que permite fusionar y quizá trascender el ego, trascender el rol individual.

Y para comprender Wa, para comprender la armonía, tenemos que observar un punto muy importante de la naturaleza del ser. Y es que por un lado somos un ser único, individual, “Sozan”, pero también a la vez somos parte de un todo. Es como la mano en el cuerpo, la mano es la mano, es individual, pero lo es, es parte del cuerpo. Y esta diferencia e igualdad que ocurre entre ser único y parte de un todo es lo que fundamenta, es la base del concepto de Wa. Y por eso la mayor parte de la desarmonía en el mundo surge cuando no podemos integrar estos dos conceptos: no podemos integrar este ser individual con el ser que es parte del todo, con el Ser que es universal.

Y esto ocurre a veces por codicia, por búsqueda de poder, por apegos. Cualquier cosa que nos lleve a la separación, a diferenciarnos, como ser individual y “ser” que es parte de un todo. Así surge la desarmonía. Entonces, Wa, la armonía que existe o que quizá debería existir entre todas las personas y entre todas las personas y el mundo que las rodea, se refiere a una idea de unidad y de cooperación. Implica encontrar la manera de comprender, respetar y valorar la diversidad que descubrimos cuando nos vemos como parte de un todo. Y esta armonía es la armonía que surge cuando fluimos con todas las cosas. Es la armonía que surge de la capacidad de “ser” en el mundo, “estar”en el mundo como ser individual y poder conectar con las diferencias que captamos, que vemos cuando nos vemos como parte de un todo.

En general, cuando nos vemos como seres individuales y solamente podemos ver eso, existe la armonía que existe de verse a uno mismo. El punto surge cuando tenemos que darnos vuelta y observarnos como ese ser universal, ese ser que es parte de algo más. Y allí es donde surgen las diferencias. Entonces, cuando hablamos de armonía hablamos de la capacidad que tenemos como seres individuales de vernos en ese espacio universal -en ese espacio donde somos parte de un todo- y allí encontrar esa fluidez de la que estamos hablando. Esa fluidez que propone la armonía.

Y quizá una manera más fácil de verlo, es comprenderlo a través de la música. En la música la definición de armonía es la siguiente: es “El producto compuesto cuando las voces musicales individuales se agrupan para formar un todo cohesionado”. Bastante técnico… Quizás se entiende mejor como lo que ocurre cuando “Dos o más notas musicales son oídas de manera simultánea, y así forman un único sonido que es parte de la individualidad de cada nota, pero que se juntan en un todo”.

Entonces, este sonido de varias notas a la misma vez que representa lo absoluto, que representa lo universal y que es producto de una nota individual, que es como cada cosa que existe en el universo, nos lleva a la armonía que surge de comprendernos desde estos dos aspectos: uno del individual, de la nota que somo -por ejemplo, yo soy un “si” y quizá tú eres un “re”- y a la vez la armonía que se forma en este momento aquí y ahora, donde no sonamos como notas separadas. Seres individuales que se encuentran en el Absoluto, en ese “Ser Universal” y fluyen en la no diferencia.

¿Entonces, de qué manera podemos llevar esto a nuestras vidas? ¿Cómo podemos fluir como el río en la montaña y las nubes en el cielo? ¿Cómo podemos ser notas individuales que no desafinan en la melodía del universo en el que vivimos?

La armonía nos permite reflexionar quizá, que aunque somos seres individuales, allí, cuando nos encontramos en ese lugar donde sonamos como una armonía, como varias notas, las diferencias existen. Y cómo reaccionamos, cómo integramos esas diferencias a nivel personal, familiar, social, cómo lo hacemos en el trabajo, en la relación al mundo, a la naturaleza… La manera en que nos conectamos quizá o reaccionamos a esas diferencias nos permiten vivir una vida con mayor armonía.

Y esto es muy interesante: cuando vivimos en Wa, cuando vivimos en armonía, vivimos más cerca a través de las diferencias, en lugar de lo que usualmente ocurre que es que las diferencias nos alejan. Allí observamos cómo es o cómo piensa el otro, cómo se comporta, las diferencias de género, sociales, raciales, culturales… Todo aquello que nos encontramos cuando estamos inmersos en ese ser universal.

Y vivir en Wa, vivir en armonía, significa poder ver la igualdad en la diferencia. Poder ver la igualdad de las notas musicales que juntas suenan como un único sonido, y así fluir como parte de una sola melodía. Un acorde musical existe cuando varias notas son tocadas al mismo tiempo y producen un solo sonido. Y si quito una de las notas, ya el sonido cambia, el sonido es diferente. Entonces la armonía surge de que todas esas notas al unísono se encuentren en la igualdad. Son diferentes, cada una es una nota única, personal, pero en ese acorde se encuentran en la igualdad. Y por eso una vez más debemos retornar al silencio y la atención. Porque en el profundo silencio es donde cada nota individual de la orquesta de nuestra vida se transforma en esa melodía. Y así creamos una vida que como seres diferentes en la armonía de la igualdad, encontramos Wa, encontramos la armonía que nos permite fluir como el río en su curso al océano y acariciar las montañas como las nubes en el cielo.

Gracias por estar aquí y por ser parte de este camino. Hasta el próximo paso.

SUSCRIBETE A CAMINOS DE TRANSFORMACION

Tus datos están seguros. No serán compartidos con nadie fuera de nuestra organización.

Newsletter Form (#1)