Buenas Relaciones

por Sozan

"No hay tiempo. Muy breve es la vida para disputas, disculpas, animosidades y reclamos. Solo hay tiempo para amar, y solo un instante, por así decirlo, para eso."

Mark Twain (1835-1910) escritor, orador y humorista estadounidense.

Rodeados de personas (muchas o pocas), o caminando acompañados por nuestra propia sombra en la naturaleza o la gran ciudad, la soledad tiene más que ver con nuestra percepción que con la cantidad de compañía que tenemos en un momento determinado.

En ocasiones es posible estar rodeado de gente y dolorosamente en soledad. Algunas personas requieren largos periodos de tiempo a solas para recargarse, y otras encuentran que pasar unos minutos en soledad con sus pensamientos puede llegar a ser una tortura. En ocasiones no nos sentimos acompañados aunque a nuestro alrededor abunde el afecto, y en otras nos encontramos siendo parte de algo más grande que nosotros, unidos a todo a nuestro alrededor.

La Universidad de Harvard ha llevado a cabo uno de los proyectos de investigación más antiguos de su clase, el “Estudio de Harvard sobre el Desarrollo de los Adultos”. Durante más de 75 años se han recogido datos que han permitido obtener algunas respuestas claras sobre lo que constituye una buena vida. Los más jóvenes tienden a predecir que la fortuna y la fama conducirán a la felicidad, sin embargo, luego de décadas de análisis en cientos de participantes, las personas que estaban más satisfechas y plenas en sus relaciones a los cincuenta años son finalmente las más sanas a los ochenta. Según el estudio, las buenas relaciones nos hacen más felices y sanos. Por sobre cualquier otra variable en nuestra vida, es en las relaciones familiares, sociales y comunitarias donde se encuentra la piedra angular del bienestar.

El estudio de Harvard, sin embargo, quizá no nos sorprenda. Intuitivamente sabemos que tener buenas relaciones, profundas y significativas, es importante. No cabe duda que conectar con nuestra familia, amigos, comunidad y compañeros en el camino es algo que enriquece nuestra vida. Sin embargo, el mundo se encuentra hoy en una de las mayores crisis producto de la división y la soledad. Vidas ajetreadas y relaciones efímeras que hacen difícil la verdadera conexión, que nos llevan a estar rodeados de personas y amigos de redes sociales, pero realmente desconectados en lo que es importante en nuestras vidas.

Los vínculos de los que habla el estudio de Harvard son los que se cultivan en el tiempo, con paciencia y dedicación. Y creo que la palabra “cultivar” es muy apropiada aquí, porque los vínculos, como una hermosa flor, nacen de la tierra fértil de la conexión y deben ser cuidados con esmero. Cultivar y mantener un vínculo familiar, social o comunitario no es tarea fácil y puede incluso llevar toda una vida… Sin embargo, quizá sea una de las cosas más importantes que podemos hacer por nuestra felicidad y la de los demás.

Sozan

  Comparte este texto por WhatsApp  

SUSCRIBETE A CAMINOS DE TRANSFORMACION

Tus datos están seguros. No serán compartidos con nadie fuera de nuestra organización.

Newsletter Form (#1)